El hulk humano le pide a Dios morir porque no aguanta los brazos.

Kiril Tereshin, un fisicoculturista ruso de 21 años, quien se hizo famoso por inyectarse sustancias nocivas en sus brazos publicó en sus redes sociales que ya no aguanta el dolor y tiene ganas de morir. “Ya es el fin, pido a Dios que el alma salga de mi cuerpo, no puedo aguantar el dolor”, escribió en su cuenta de la red social rusa VKontakte.

El joven se hizo popular en el mundo luego de publicar fotografías en las que se ven sus abultados bíceps.  Tras anunciar hace un tiempo a sus seguidores que tenía problemas de salud. Que dolían los brazos, que su temperatura corporal seguía siendo alta y, además, existía el riesgo de que tuviesen que amputarle las extremidades superiores en las próximas semanas. Sin embargo, recién este miércoles comentó a sus seguidores que ya no aguanta más el dolor en sus brazos.

“Me aplico hielo durante una hora y tomo medicinas tres veces al día”, escribió el joven en su cuenta en Instagram.

Incluso colgó un vídeo que horas después fue borrado por la red social.

Tereshin se hizo conocido en los medios y redes sociales rusos por inyectarse en sus brazos una mezcla casera de aceite de oliva, alcohol bencílico y lidocaína para aumentar el diámetro de sus bíceps a 58 centímetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies