”Nos emboscaron como si supieran todo de nosotros”, relato de agente PNC.

Un elemento policial viajaba junto a otros dos de sus compañeros: Marcos Antonio Carranza y “Ramón”, a bordo de un carro sedán perteneciente a la institución de seguridad pública.

A eso de las 9:00 de la mañana, del 13 de octubre del 2016, tres investigadores salieron de una base policial para ir a dejar una serie de documentación a San Martín.

Al momento en que circulaban frente a una caseta de despacho del punto de buses de la ruta 11, que hace su recorrido desde San Marcos hasta Metrosur, el agente Carranza (quien era el conductor) detuvo la marcha del vehículo, debido a que el motorista de un bus obstaculizó la calle al hacer maniobras en un estacionamiento.

Ese instante fue aprovechado por los pandilleros, quienes salieron corriendo de un pasaje hacia el carro policial y con armas iniciaron un ataque. Esta acción fue advertida por Carranza, quien alertó a los otros dos policías al ver por el retrovisor del vehículo a los sujetos.

“Mátenlos, bichos, ya solo uno les queda”, fue lo último que escuchó “Luis”, tras ver caer herido a Carranza y a “Ramón”. Minutos después, los atacantes corrieron tras una alerta: “Váyanse ya, bichos”.

El agente no entiende como es posible que los pandilleros supieran que ellos iban a pasar a esa hora, que ese bus estaría haciendo eso y que sobretodo que eramos investigadores.

Durante más de 10 minutos, “Luis” sostuvo un enfrentamiento armado con unos atacantes que se resguardaban en una caseta, uno de los tres puntos desde donde les disparaban.

Terminada la embestida, tanto “Luis” como “Ramón”, quien resultó con una herida en su espalda , introdujeron a Carranza al vehículo, pues estaba herido mortalmente. Murió a bordo de un carro patrulla cuando era llevado a una unidad del Instituto Salvadoreños del Seguro Social (ISSS); mientras que “Luis” logró ser atendido y hoy, junto a “Ramón”, declara en contra de tres imputados que fueron detenidos el día de los hechos.

El Tribunal 4° de Sentencia de San Salvador desarrolló la vista pública del caso y tres de los acusados escucharon las declaraciones de los dos policías víctimas de los ataques. Hoy, la jueza dio su fallo y los tres acusados -un empleado de un taller, el despachador de buses de la ruta 11 y un trabajador de una maquila- fueron absueltos de los delitos de homicidio agravado y homicidio agravado tentado, tras las robustas pruebas presentadas por sus abogados defensores, en donde indicaban que ellos no participaron en el ataque de los agentes policiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies